Seguinos en: YouTube Twitter Facebook

Artículos y Experiencias de Viajes

Crecer con Yoga...

Yoga y Esclerosis Múltiple

Por Álvaro Pedrana (Antardhyana)

Siempre resulta estimulante ver los avances de quienes practican esta noble disciplina que es el yoga. Muchos se acercan a ella por iniciativa propia y otros por prescripción médica (creo que los más).

Una combinación de ambas opciones son quienes llegan aquejados por alguna enfermedad y tienen la opción de practicar yoga entre las maneras de encarar una nueva forma de vida. Tal el caso de los diagnosticados de esclerosis múltiple. A ellos la asociación que nuclea a personas con esclerosis múltiple (E.M.) les brinda la posibilidad de conocer lo que encierra el yoga.

Esta asociación se denomina EMUR (Esclerosis Múltiple Uruguay) y funciona en el 7o. piso de la Torre de los Profesionales. Hay allí un grupo de apoyo profesional a los diagnosticados y en el Hospital de Clínicas hay un área dedicada a investigar y tratar esta enfermedad.

Para quien no conozca, vale decir que la E.M. es una enfermedad neurológica de causa aún desconocida, inflamatoria, desmielizante y neurodegenerativa, de curso crónico y probablemente autoinmune que afecta el sistema nervioso central. Los efectos y síntomas son diferentes en cada persona. Los más frecuentes son: neuritis óptica; visión borrosa o doble; trastornos motrices o sensitivos como así también del equilibrio, la marcha, concentración, coordinación, dificultades en esfínteres, fatiga, entre otros. Y se presenta en forma de empujes -o brotes- y remisiones.

Con respecto al yoga, si algo caracteriza a este grupo de practicantes es la constancia, la tenacidad, la inquietud por saber más y las ganas de ejecutar cada día algo de lo aprendido, por poco que sea. Es visible su entusiasmo y por las preguntas que hacen, se percibe que practican en la semana;  algo que resulta imprescindible.  Es así que les pedí que me dijeran algo de lo que les aporta el yoga en sus días y a continuación describo algunos conceptos que me compartieron...

Todos -sin excepción- hacen mención en primer término a los beneficios del pranayama (ejercicios respiratorios) para abordar situaciones muy diversas: como un dolor físico, encarar un estudio médico (como la tomografía) o un examen de facultad, un cambio en la presión arterial, para superar una angustia, para descansar bien...
Sin dudas, en el ser humano respirar bien (y saber aplicarlo en los momentos necesarios), es una de las claves para lograr bienestar -en el más amplio sentido-  y un buen manejo de las situaciones.

Los ejercicios físicos -por simples que sean y lo aburrido que parezcan- son de suma importancia, ya que combinados con la respiración adecuada, logran relajarte, te llevan a encontrar la paz interior y desde ahí avanzas en el auto conocimiento. Esto te lleva a ir cambiando de manera sutil y sostenida la forma de ver la vida. Comienzas a respetarte. Reconoces las necesidades no sólo físicas o materiales. Y lo bueno es que comienzas a hacer lo que tienes que hacer. La combinación de prácticas puede tener como beneficio que uno hasta llegue a vislumbrar situaciones, anticipándose a ciertos sucesos. Y aunque al principio eso sea desconcertante –o totalmente nuevo- es posible aprender a superar situaciones difíciles con facilidad, tomando algunos recaudos o corrigiendo conductas.

Hay quien con la meditación ve fortalecer el vínculo consigo mismo y una nueva relación surge con uno y con los demás. Para otros, la práctica de los mantras sugeridos o participar del havan, les lleva a obtener calma y una cierta amplitud interna, como así también, un estado de "paz o alegría", sin saber por qué...

Incluso personas con limitaciones importantes, al punto de practicar sentados en una silla de ruedas, también logran hacer grandes avances con prácticas sencillas y llegan a comprender que la vida no se limita a este vehículo que es el cuerpo físico, el cual a veces llega hasta su límite! Aunque no siempre se logra su sanación completa por distintas circunstancias, siempre es posible sanar aspectos internos vinculados a lo anímico, lo emocional o lo espiritual. Llegando a esa sanación, podemos comprender y superar algunas vivencias duras y hasta traumáticas.

No faltó entre los preguntados, quien destacara la importancia de reconocer sus sentimientos, aceptarlos y a partir de ello lograr una mayor tranquilidad para ver la vida con una perspectiva nueva y con una conexión distinta entre mente y cuerpo.

Asimismo, alguien me manifestó su experiencia en torno a reclamar sus derechos en lo laboral, cosa que sin haber encontrado su fuerza interna no lo hubiera logrado. Como no tuvo éxito ni apoyo en su petitorio resolvió alejarse de la empresa y pocos días después, tuvo esta persona, una entrevista por un nuevo empleo, la cual fue altamente positiva y uno de los puntos a su favor fue el resaltar como algo de gran valor para sí la práctica de yoga. Sólo quien se toma en serio su práctica y se compromete consigo mismo puede avanzar y lograr cambios impensados...

Tal vez sea ese el mayor logro de quien practica yoga: entender que somos seres espirituales viviendo una experiencia humana, material y que todo ese interior, no siempre conocido, es la clave para la comprensión, aún cuando nos dé miedo enfrentar  lo que guardamos dentro.

El yoga te propone así tomar una conciencia nueva para la vida y reconocerte como un ser multidimensional, sutil, fuerte y poderoso, con un gran valor espiritual que es necesario conocer, despertar...

Agradezco a quienes han aportado para este artículo: graciela a.; adriana d.; adriana t.; sonia c g; sonia f.; andrea; ivón s; mónica; nacho...en ellos un fraternal saludo a todos, que en su momento y a su manera, me alientan a seguir adelante...

¡¡A continuar creciendo!!

Hari Om.
Antardhyana...